lunes, 8 de noviembre de 2021

Mi hijo solo come con el móvil. Consecuencias y cómo cambiar la situación

 En esta noticia publicada en el diario Información analiza las consecuencias que deberíamos conocer de esta práctica, con la ayuda del psicólogo Rafa Guerrero y la psicóloga Úrsula Perona.

Consecuencias de que nuestros hijos coman con el móvil o la tableta

1.Estamos anestesiando emocionalmente a nuestros hijos

"Si nuestros hijos no aprender a calmarse por sí mismos, siempre buscarán la calma fuera, en otros elementos, en este ejemplo puede ser un dispositivo, pero mañana podrían ser las drogas, la comida…"

2. Aumentamos las posibilidades de que sufran obesidad

“Si comemos con la televisión o el teléfono, somos menos conscientes de nuestras sensaciones de saciedad, y puede que ingiramos alimentos de forma automática, sin prestar atención a si realmente seguimos teniendo hambre. Comemos sin consciencia. Así que su uso durante las comidas está relacionado con el sobrepeso”

3. Dinamitamos la comunicación en familia

a menudo la comida o la cena son el único momento que tenemos para pasar tiempo de calidad con los nuestros. Si permitimos el uso del móvil, perdemos esta oportunidad. Entorpece la comunicación, la conexión emocional, y las relaciones afectivas.

Consejos para conseguir que nuestros hijos no coman con el móvil

1. Empatiza con tu hijo

A veces, la mejor forma de evitar una rabieta es adelantarnos a la situación. Si sabemos que a los 60 minutos nuestro hijo está que “se sube por las paredes”, evitemos comidas más largas.

2. Establece normas claras

Si de verdad quieres que en casa se coma sin dispositivos tecnológicos, pon una norma que así lo establezca. “Las normas, para que nuestros hijos las cumplan, tienen que estar claras y cumplirse siempre. Si hacemos excepciones, nuestros hijos no sabrán qué día pueden usar la tablet y qué días no, y la pedirán todos los días. Cuando no se la demos, se enfadarán”.

3. Da ejemplo

Si no cambiamos el hábito en casa, será difícil exigírselo solo al niño. Por tanto, somos nosotros los primeros que tenemos que cumplir la norma de no utilizar el móvil durante la comida, y dar ejemplo.

4. Convierte la comida en un momento agradable

Si durante la comida estamos tensos, no hablamos, solo les regañamos porque no se terminan la comida del plato, el “momento comida” se convertirá en un calvario para nuestros hijos.